53 Rally RACC – Rally Cataluña-Costa Daurada – Rally de España 2017

El Rally Cataluña, evento mundialista y prueba clave para España en el calendario del WRC, volvía a ser excusa para pegarnos la paliza de salir el viernes una vez acabara la jornada laboral y marchar rumbo a la Costa Dorada para poder comprobar con nuestros propios ojos lo que, o bien habíamos leído a otros o bien visto en vídeo, y es que esta generación de coches es muchísimo más espectacular que la que relegaron.

Dada la imposibilidad de ver el primer día sobre tierra el viernes, deberíamos centrar la atención en el asfalto del sábado y ya, incluso en un ambiente fresco con el pavimento para no demasiadas alegrías por falta de calor, las diferencias entre pilotos y coches fueron claras en la primera pasada por El Montmell.

La manera de abordar un rasante con un ligero salto a pocos metros de la salida donde nos habíamos apostado eran evidentes: el lugar en la calzada para colocar el World Rally Car, el aterrizaje y la salida para enfilar una comprometida curva de izquierdas previamente enlazada con una sutil de derechas que exigía orientar el coche antes del salto era única para cada participante.

Ya no solo la precaución por unas gomas y frenos fríos hacía más o menos espectacular el rasante, sino que mostraba una mayor o menor agresividad al volante. Entre los destacados estaban un desbocado Ostberg que parecía no sentirse cómodo en ningún momento en el que le vimos a lo largo del rally, al contrario que Juho Hanninen con su Yaris, el experimentado piloto hacía lo que debía como si su copiloto Kaj Lindstrom en vez de un cuaderno de notas llevara un libro de instrucciones.

La segunda pasada fue muy diferente en cuanto a la vista que disfrutamos con una gran curva de derechas en bajada que era precedida por una izquierda con mordida a la calzada, una pequeña, la propia a derecha entre guardarrailes cuya salida podía hacerse con la mitad del coche trazando sobre la cuneta y salida muy rápida hacia unas enlazadas que se perdían de vista entre la vegetación.

Los coches de reconocimiento o ouvreurs se esforzaban por comprobar que las notas eran las adecuadas e incluso alguno como el Focus RS del campeón Ogier, paraba tras salir de la “foto” que veis para modificarlas.

La diferencia entre los pilotos de Ford M-Sport era muy obvia: Tanak iba a por todas y Ogier no, tanto que el estonio parecía querer llevarse el rally en cada curva y el francés no pifiarla en ninguna. El pilotaje más extremo del primero lo transmitía al Fiesta y lo comunicaba al público, mientras que la moderación y cautela venían de la trazada del segundo.

Por la tarde, era obligada la visita al Parque de Asistencia y, por ello, aprovecharíamos para ver el pequeño pero comprometido tramo espectáculo en Salou donde, un buen tiempo poco podría aprovecharse en la clasificación del rally y un error podría suponer una debacle en la general.

Con la clasificación general aún por concretar, llegaba la última jornada del Rally en la que se decidiría el vencedor y los demás.

Aunque la ubicación nuestra como espectadores en el tramo de Santa Marina no fue todo lo buena que quisiéramos, nos situamos en una ladera con un sol a nuestras espaldas al que le costaba abrirse paso entre los pinos, condición que nos dejó muy fríos ya que, tanto en el asfalto como en la grada, los pilotos y el público no entrábamos en calor.

Pareció que la última y definitiva especial de este 53 Rally de Cataluña dejó a algunos con ganas de atacar y así, Lappi, que encabeza con su Yaris esta crónica, fue el más espectacular por cómo contoneaba su Toyota de un lado a otro del asfalto, en contrapunto con el que sería ganador de la prueba: Kris Meeke, quien pasaba a fondo dejando claro que, hasta el último momento lucharía como así logró la victoria.

Clasificación del 53 RallyRACC
1-Kris Meeke/Paul Nagle (Citroën C3 WRC), 3h01’21”1
2-Sébastien Ogier/Julien Ingrassia (Ford Fiesta WRC), a 28”0
3-Ott Tänak/Martin Järveoja (Ford Fiesta WRC), a 33”0
4-Juho Hänninen/Kaj Lindström (ToyotaYaris WRC), a 54”1
5-Mads Østberg/Torstein Eriksen (Ford Fiesta WRC), a 2’26”2
6-Stéphane Lefebvre/Gabin Moreau (Citroën C3 WRC), a 2’43”0
7-Elfyn Evans/Daniel Barritt (Ford Fiesta WRC), a 4’37”4
8-Teemu Suninen/Mikko Markkula (Ford Fiesta R5, 1º WRC2), a 8’22”7
9-Jan Kopecký/Pavel Dresler (Skoda Fabia R5), a 8’54”5
10-Ole Christian Veiby/Stig Rune Skjaermoen (Skoda Fabia R5), a 9’04”8

Fuente: Rally RACC

A modo de exposición final, estoy de acuerdo con que estos coches dan más espectáculo que los antiguos World Rally Cars. Aún siendo más rápidos que los anteriores, poseen más “nervio”, son pequeños, sí, parecen de slot, engendros con infinidad de desproporcionados apéndices aerodinámicos  pero es cierto que la combinación entre alta velocidad, exigencia al volante, menos permisividad ante el error y eficacia, permiten que al verlos, te emociones, que sientas que es un deporte extremo y no solo máquinas perfectas que se desplazan sobre raíles, son coches imposibles que permiten hacer maniobras increíbles para cualquier otro vehículo similar y eso hace que merezca y mucho el esfuerzo que supone ver una prueba del Mundial de Rallyes.

Para concluir, tenéis a vuestra disposición algunas imágenes más por cortesía de Divex Motor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *