Prueba: Mazda MX5 de 184 CV ‘Blue Cap Edition’: (ojalá) siempre en mi garaje

Prueba: Mazda MX5 de 184 CV ‘Blue Cap Edition’: (ojalá) siempre en mi garaje

20 octubre, 2022 Desactivado Por Ruben Amancio

Publicamos uno de esos artículos especiales: la prueba del Mazda MX5 de 184 CV en su versión ST Blue Cap Edition, uno de esos coches con los que un »Petrolhead» más disfruta conduciendo y luego escribiendo

No lo voy a negar: si hay algún coche en el mercado actual que estaría sí o sí, sin concesiones de ninguna clase, en una más que hipotética colección de coches que estuvieran a mi nombre, ese sería el Mazda MX5 ST con el motor de 184 CV y en su configuración como Blue Cap Edition.

De entrada, su diseño es muy bonito, es muy «cuco», y, además, transmite unas sensaciones al volante dignas de cualquier deportivo. Pero pasemos a analizar más pormenorizadamente mis argumentos.

Diseño exterior de la edición Blue Cap

Y es que para la prueba del Mazda MX5 de 184 CV que nos ha acompañado en estos días hemos contado con una unidad Blue Cap Edition.

El modelo se caracteriza por ser un coche pequeño, alejado de los estándares actuales de automóviles mastodónticos, altos cual rascacielos y de proporciones, en ocasiones, desproporcionadas.

Sus dimensiones son de 3,915 x 1,735 x 1,225 metros de largo, ancho y alto, respectivamente, lo cual nos trae a la memoria unas medidas más propias de vehículos del siglo pasado que del actual, lo cual personalmente nos gusta, y mucho.

De esta configuración Blue Cap Edition, del MX5 ST destaca su «caperuza» de color azul, esto es, un techo de lona que lo protege de las miradas extrañas cuando está aparcado y que nos permite disfrutar de la conducción bajo el cielo estrellado en cuestión de segundos: aquí no se depende de costosos sistemas eléctricos sino, simplemente, de la ayuda de tus propias manos.

Como motivo extra, aparece la pintura Platinum Quartz que hace resaltar, aún más, una bellísimas llantas con neumáticos en 17 pulgadas.

El Mazda MX-5 edición especial Blue Cap por dentro

Si por fuera el coche es pequeño, por dentro lo es aún más: el habitáculo es de dimensiones reducidas, resultando en un coupé de dos plazas con un puesto de conducción en el que apenas podremos echar el asiento hacia adelante o hacia atrás, pero que carece de una regulación en altura quizás necesaria si se mide algo más que la media, ya sea a lo alto o a lo ancho.

Sin embargo, estas dimensiones reducidas no nos parecen un problema una vez se arranca el motor con tecnología Skyactive que anima a este modelo con sus 184 cv, pues en cuanto recorres los primeros metros se te dibuja una sonrisa tontorrona en la cara que ya no te vas a poder quitar hasta que te bajas del coche.

El ambiente se empodera gracias al uso de cuero Terracota, una material que cubre y envuelve el habitáculo, imprimiendo un halo de nobleza y lujo a la vez que imprime un carácter deportivo y exclusivo a partes iguales.

Su tacto es sensacional, delicioso, y hasta sensual, deslizarse en el interior del Mazda MX-5 ST Blue Cap Edition, aunque sí, sentarse en este coche nos hace aplicar técnicas de contorsionismo, al igual que para salir de él, cuando lo haces es para acomodarse en un lugar del que no se quiere salir.

Quizás, lo más chocante del interior sea la palanca de freno de mano, situada más cerca del copiloto y cuyo tamaño, más grande que el resto de mandos del coche, nos hace echar de menos uno de los modernos frenos de mano eléctricos con los que ya estamos más que familiarizados.

Mazda MX 5: prueba de manejo de la edición Blue Cap

Te deslizas en el asiento del conductor, te ajustas el cinturón y aprietas el botón de arranque: todo esto ya te predispone a pasártelo bien, aunque el trayecto sea de unos pocos kilómetros.

Si hace buen tiempo, como el de estos primeros días de octubre, aprovechas y lo descapotas, dejando que el sol te acaricie con sus rayos y haciendo que la prueba del Mazda MX5 de 184 CV Blue Cap Edition sea aún más placentera de lo que ya sería de por sí.

Engranas la primera velocidad y ahí es donde empiezas a fluir, te conviertes en uno con el coche, y donde empiezas a entender qué es eso del «Jinba Ittai» con el que la propia Mazda nos anunciaba este coche hace unos pocos años, esa unión entre el coche y el conductor.

Hecha la prueba del Mazda MX5 de 184 CV, no nos tiembla el pulso al escribir que es uno de los mejores coches para irse a trazar unas curvas de montaña, y que proporciona unas sensaciones poco comparables a las que nos puede dar un SUV normal y corriente, pero que son más parecidas a las que nos dio, por ejemplo, el Suzuki Swift Sport que tuvimos el placer de probar hace unos meses.

¿En qué destaca el Mazda MX5 de 184 CV?

Si hay algo que yo destacaría como lo mejor del Mazda MX5 Blue Cap Edition, tendría mis serias dudas: no sabría si destacar la caja de cambios o su motor Skyactive; debe de ser algo parecido a cuando de pequeños nos decían esa absurda pregunta de: «¿A quién quieres más, a papá o a mamá?»

El tacto de la caja de cambios es excepcional, excelso, maravilloso, magnífico, con un funcionamiento exquisito y que hace que una y otra vez estés deseando poder cambiar de marcha, cosa que tampoco es imprescindible gracias a su motor, pero que lo haces con gran placer en cada ocasión que se te presenta.

El motor Skyactiv de Mazda, también presente en otros modelos de la marca, es una auténtica delicia. Situado en posición longitudinal (como mandan los cánones), el motor atmosférico de 4 cilindros es toda una maravilla, mostrándose lleno de par en cualquier régimen y siendo frugal en sus consumos.

¿Podría ser aún mejor el Mazda MX5 de 184 CV?

Servidor lo tiene clarísimo: si yo tuviera este coche en mi garaje, lo primero que haría sería calzarlo con unos neumáticos semislicks (y eso que los Bridgestone Potenza S-0001 que calza de serie me han parecido que contaban con un agarre bastante bueno) para poder ir a cualquier carretera de curvas y gozar.

Y quizás otro cambio que haría sería un escape menos restrictivo, y que deje aflorar el bonito sonido de motor de este deportivo sin ambages, para disfrutar aún más, si cabe, de la conducción en estado puro.

Otra cosa que podría ser mejorable, aunque tampoco es un cambio obligatorio, sería un volante cuyo aro fuese algo más grueso, que le confiriera un tacto más deportivo y redundara, asimismo, en una mayor comodidad una vez en marcha. Yo a mi hipotético MX-5 le retapizaría el volante de manera casi inmediata.

Precio del Mazda MX5 de 184 CV, opinión y conclusión finales

Sí. A la pregunta de si estaría dispuesto a comprar un Mazda MX5 de 184 CV Blue Cap Edition mi respuesta es un sí rotundo. Su conducción es adictiva, y aunque sea para ir a por el pan, merece la pena poder disfrutar de este coche y dejarte una sonrisa de oreja a oreja.

Según el configurador de Mazda el precio del MX5 de 184 CV como el que hemos probado, y sin contar con los posibles descuentos, parte de 37.065€, lo cual y dada la tendencia actual del mercado, me parece un precio más que lógico para un coche que nos ofrece diversión a raudales y ganas de disfrutar conduciendo.

Te interesa: