Prueba: KIA ProCeed GT Line, un jaque mate en toda regla

Prueba: KIA ProCeed GT Line, un jaque mate en toda regla

18 agosto, 2022 Desactivado Por Miguel Lorente

Tras hacer la prueba del KIA ProCeed GT Line no nos queda duda: es uno de los mejores de su clase y te lo explicamos con argumentos

Desde la aparición en 2018 de la actual generación del KIA Ceed se me planteó la duda de qué tipo de descripción podría darse tanto al propio compacto, que modificaba la tradicional silueta hacia una suerte de «ranchera» corta, pero más aún, al ProCeed, la versión entre el familiar Tourer, sin más, y el propio Ceed de base.

Pues habiendo disfrutado ahora de un ejemplar con acabado GT Line durante la prueba del KIA ProCeed que lees, sin duda, la descripción es la mejor. Y me explico.

Sin entrar en ser una comparación entre Ceed, ProCeed y Tourer, el de en medio es el más equilibrado y no porque los otros estén desequilibrados sino que, lo que ocurre es que el que nos atañe es más grande que el más corto, menos voluminoso que el de mayor cabida, algo menos dinámico que el primero y mucho más que el tercero. Ergo, es el que consigue un mejor balance final.

Ahora, en cuanto al propio ejemplar en su acabado GT Line del que te hablo, esta unidad del KIA ProCeed mide 4,33 cm de largo; 1,8 de ancho y 1,44 de alto y, lo mejor, con una distancia entre ejes de 2,65 que te da para entra tú, tu pareja, tus dos hijos y toda la carga de unas vacaciones con todo tipo de enseres útiles e inútiles que puedas imaginar.

Porque, aunque luego lo especificaré, el maletero del ProCeed MHEV como es de esperar pero no siempre se cumple, es uno de sus puntos fuertes.

Ahora, cuál es el otro: su aspecto.

KIA ProCeed GT Line: familiar y deportivo

Familiar, porque luce una sensual carrocería de coche familiar, a mí modo de ver, shooting brake y deportiva, porque el paquete GT Line le queda que ni pintado.

Es bonito hasta en el color gris que podría acabar siendo el más discreto, pues no, me he dado cuenta de que recala miradas e, incluso, con gestos de aprobación. Y no es de extrañar.

Los ligeros retoques que presenta el refresco del KIA ProCeed 2022 le potencian su lado más seductor, con una paragolpes muy afilado, unas ópticas que son como unos zarpazos y unas llantas grandes, que sin ser desproporcionadas rellenan el paso de rueda proponiendo una imagen lateral sencillamente sublime.

Luego, el carácter en movimiento es otro cantar. No es deportivo, en absoluto, pero hace gala al concepto GT.

El dinamismo del ProCeed GT

El motor que equipaba el coche de la prueba del KIA ProCeed GT Line era el propulsor 1.5 T-GDi microhibrido, de 160 CV, asociado a una caja de cambios automática de 7 relaciones y que dirige su trabajo al eje delantero, todo para mover un peso mínimo de 1.390 kg del vehículo en sí.

Pues bien, el coche no es un misil, el coche no es un kart, el coche no es nada que pudiera sorprender porque no lo es salvo cóóóóóóómodo.

Porque tiene una suspensión con un reglaje que, aún siendo un tanto dura para el tipo de automóvil que es, traslada muy apropiadamente la dureza del suelo pero asume a la perfección dichas perturbación.

La dirección es algo dura, incluso llega a resultar cansada cuando el viaje es largo y los giro rápidos y breves pero está muy bien sincronizada, sin sub- o sobrevirajes acuciantes, de hecho, en curvas cerradas, largas o exigentes, se siente muy bien agarrado al suelo.

Los frenos tienen un tacto bastante contundente y el recorrido del pedal es breve, ergo, se frena mucho pisando poco y, si se usa el freno motor para ello, mejor tirar del sistema de frenado porque la caja es mejor dejarla actuar de forma autónoma.

No es que no vaya bien pero, al reducir con la palanca o con las levas tras el volante, durante unos instantes, el desengranado de la caja, deja en un punto neutral el coche que lo que hace es, precisamente, el efecto contrario.

Tampoco es especialmente útil recurrir a ello si se quiere ese aporte de par motor en adelantamientos o incorporaciones porque se revoluciona para poco aprovechamiento.

Los modos de conducción son tres: ECO, Confort y Sport. Durante la prueba del KIA ProCeed GT Line he disfrutado y alternado entre ellos, llegando a la conclusión de que los dos primeros no distan mucho entre sí mientras que el tercero no tiene un talante deportivo si no de mayor instantaneidad en la respuesta del acelerador y más estruendo.

Respecto de esto, el consumo del KIA ProCeed 1.5 MHEV ha sido muy satisfactorio, llegando a hacer un viaje de media distancia, con el climatizador encendido durante todo el recorrido, ocupado por 4 personas y siempre a velocidades máximas por vías secundarías y principales, de 4,8 litros a los 100.

En general, la media que ha marcado al final de los casi 420 km circulados con él ha sido de 5,3 L/100.

prueba del kia proceed

Ahora, si el diseño es seductor, la conducción resulta cómoda ¿qué es lo mejor que le llevo de la prueba del KIA ProCeed GT Line? Las sensaciones a bordo.

El habitáculo del KIA ProCeed: sensacional

Sin duda, su punto fuerte es su habitabilidad, más si nos fijamos en su precio.

prueba del kia proceed

Según el configurador de KIA, el precio de un ejemplar como el de la prueba del KIA ProCeed GT Line cuesta desde 30.059 euros, más 2.200 por el Pack Premium que equipaba y que incluye: asiento del conductor regulable eléctricamente (8 posiciones) con ajuste lumbar y función de memoria, asiento del conductor con ajuste lumbar, asientos del pasajero con ajuste lumbar, tapicería GT-line, asientos delanteros y traseros calefactables, asientos delanteros ventilados, volante calefactable, portón trasero con cierre electrónico.

Merece la pena porque en los actuales KIA y, sobre todo, los que equipan equipamientos más altos, como el KIA EV6 que probamos, son una delicia. Lejos de ser un «wannabe», estos KIA se muestran bien rematados, con una presencia impecable, atractiva y un confort brutal.

Cuando decía que este coche hace honor al concepto GT es porque su comodidad mientras se conduce es la de un gran turismo. Los asientos delanteros tienen una ergonomía, para una persona de mi talla (1,8 de alto y talla M de camisa) es fenomenal.

Pero más aún detrás. Establecidas ambas butacas a mi estatura, la distancia entre los respaldos y las rodillas era de unos 10-12 cm, como se ve en la foto.

prueba del kia proceed

Por otro lado, gracias a la cúpula, acristalada en el caso de la prueba del KIA ProCeed que ves, la distancia entre mi cabeza y el techo era más que generosa y el espacio para los hombros, lo mismo, ahora y yendo a lo mollar: dos personas que viajen en las plazas posteriores lo harán disfrutando de una comodidad excelsa, tres lo harían incluso cómodamente por la configuración del habitáculo, en el que se implementa el confort de la plaza central gracias a un piso allanado.

El maletero del KIA ProCeed microhíbrido

Y si de la parte posterior del coche se trata, nos metemos en el maletero del KIA ProCeed,  y casi podríamos hacerlo literalmente.

Hay que tener en cuenta que, al tratarse de un coche con un sistema motriz de hibridación ligera, de 48 V, esto significa que el conjunto eléctrico reduce espacio para alojar la carga pero, lejos de dejar un compartimento de carga amorfo, KIA ha resuelto de manera muy inteligente este hecho dotando de un «sótano» con habitaciones donde colocar bultos variados y de muy diferentes volúmenes como ves en las fotos.

Ahora, los datos oficiales son que el maletero del KIA ProCeed MHEV dispone de 357 litros con los asientos traseros desplegados en su posición habitual y de hasta 1.253 con ellos replegados.

Pero, a la hora de la verdad, cómo decirlo en román paladino: te cabe de «to». La forma y el espacio permite alojar bultos como maletas, bolsas de viaje, de gimnasio, de calzado, de alimentación, de juegos y juguetes…

El único inconveniente es que la boca de carga está a una altura que no facilita la introducción o extracción de bultos pesados, como puede ser una maleta familiar de gran tamaño repleta de ropa.

Conclusión: prueba del KIA ProCeed GT Line

Poco antes de hacer la prueba del KIA ProCeed GT Line de este artículo probé el que he considerado que es el mejor compacto de 2022 que he conducido, el japonés Mazda3 e-SkyActive microhíbrido, una delicia de coche, pues el coreano familiar compacto que me ocupa es el mejor coche de esta configuración que he conducido en lo que va de año. Y, sobre todo, cuando uno se plantea su relación calidad-precio.

Entonces y como conclusión final, este coche ofrece una sensación de confort y de habitabilidad difícilmente mejorable por su relación calidad precio inmejorable. Es una elección sensacional, tanto como coche familiar como coche para una o dos personas que quiera mucho espacio de carga cómodo, seductor y con un coste de compra y en cuanto a consumo de carburante muy atractivo.

Si te ha gustado esta prueba, suscríbete a nuestra Newsletter para estar informado de nuestras últimas novedades.

Te interesa: