En primera persona: comprar un Seat León Cupra de segunda mano, historia y opinión

En primera persona: comprar un Seat León Cupra de segunda mano, historia y opinión

21 diciembre, 2021 Desactivado Por Ruben Amancio

Tras haber pasado justo un año de la compra del que es mi vehículo actual, el Seat León ST Cupra de ocasión que me acompaña desde entonces, os dejo mi opinión y mis impresiones acerca de este coche, con las cosas que he ido mejorando, otras que tengo en mente y cosas que mejoraría.

Los antecedentes: un BMW 335i con rotura de motor

Tras valorar el descarte del arreglo de mi anterior coche, el BMW 335xi que tuve durante casi 5 años, llegó el momento de valorar posibles sustitutos. De modo que empecé a elaborar el listado mental de los coches que me gustaban (y me gustan, dicho sea de paso): Mercedes CLA Shooting Brake, Volvo V60… coches que cumplen dos de mis premisas: una, que tengan un motor potente (recordemos que el 335 tiene 306 cv) y dos, que tengan un maletero grande (aunque, posiblemente el Mercedes sale un poco mal parado en este punto).

Sin embargo, cuando le enseñé a mi mujé (como le gusta decir a mi compañero Miguel) los candidatos que barajaba, me dijo: «compres lo que compres, que no sea Premium». Con semejante condicionante no me quedaban muchas alternativas que cumplieran con la potencia y el maletero salvo, quizá, el Seat León ST Cupra de ocasión; coche que, dicho sea de paso, yo ya había considerado anteriormente como posible sustituto del BMW en alguna que otra ocasión.

Cómo fue la compra: de la busqueda al viaje

Comencé buscando Cupras en las webs de compraventa habituales y archiconocidas por todos, aunque tal vez un poco perdido al no tener controlado el equipamiento de serie de estos coches. Tenía una buena opinión sobre el Cupra, y además, algunas cosas innegociables en mente: faros full LED, asientos calefactables, cambio DSG y como añadidos positivos navegador, techo solar y virtual cockpit (es decir, me gustaría que lo llevasen pero no me harían descartar la compra en el caso de no tenerlos).

Como tengo un amigo que hace un año trabajaba en un concesionario oficial Seat/Cupra, le pregunté por whatsapp acerca del precio por el que se vendían los BMW similares al mío. Él, además de darme la tasación oficial, me dijo: «si estás buscando coche nuevo, es posible que me entre un León Cupra ST de ocasión con dos años, lo mismo te puede encajar». Le dije que me mandara fotos y le dije: «¿Este coche se llama Google? Porque tiene justo lo que andaba buscando». Coche con full LED, asientos semi bucket calefactables, DSG y virtual cockpit. Fallaba en no tener techo solar (aunque he leído que da bastantes quebraderos de cabeza con los crujidos) y navegador, defecto este que se puede salvar conectando el teléfono al coche.

De modo que, tras unos cuantos whatsapps, me decidí a ir a por él, nunca mejor dicho, pues mi amigo trabaja y vive en Pamplona, por lo que tuvimos que cuadrar fechas posibles para poder hacer un viaje relámpago en el que subir con mi ex Skoda Octavia 1Z (que se quedó en el conce) y bajar a Madrid con mi nuevo coche.

Cómo es la conducción del Seat León Cupra ST

Antes de nada, decir que yo he sido usuario del Grupo VAG durante 12 años, por lo que intuía que nada más ponerme a sus mandos, mi opinión del León Cupra iba a ser positiva. Cierto es que algunos mandos habían cambiado su ubicación con respecto a mis Octavias (como el control de velocidad de crucero, ahora en una palanquita aparte), pero grosso modo, era como volver atrás en el tiempo.

En seguida noté la mayor diferencia con respecto al BMW del que provenía, la tracción. Pasé de arrastrar las cuatro patas a tener un coche que solo tira con las delanteras, y que tiene que pasar la nada despreciable cifra de 300 cv al suelo de una forma decente. Sí, el Seat León Cupra ST equipa de serie el diferencial VAQ, un diferencial tipo Haldex como el empleado en el grupo VAG para repartir la tracción total en los modelos con motor transversal, pero cruzado esta vez entre las ruedas delanteras para gestionar el par entre el mismo eje. Gracias a él se pueden gestionar mejor las pérdidas de tracción, pero no eliminarlas, como pudimos comprobar aquel día lluvioso por las carreteras de Navarra y La Rioja, donde perdía rueda a poco que te pesara el pie derecho más de la cuenta.

Posteriormente he probado el coche en carreteras de montaña, en condiciones climáticas más favorables que aquel lluvioso 19 de diciembre de 2020, y me ha sorprendido lo bien que se aguanta el coche cuando entra en curva y cuando, en pleno apoyo, decides darle un toque de gas «para ver lo que pasa». Eso en mis Octavias me habría supuesto un susto seguro, ya que se habrían ido de morro. No puedo decir que el Cupra no sea morrón, pero sí que su límite está bastante más alto de lo que estaba en los Octavias.

Espacio interior del León Cupra ST

Si de algo se quejaba mi mujer del BMW era del maletero: el serie 3 E91 cubicaba 440 litros de maletero, cantidad exigua para la cantidad de equipaje que solemos llevar cuando salimos de viaje (por comparar, el Octavia 1Z del que veníamos cubicaba 560 litros). En esto el León tiene algo más de capacidad de maletero, 587 litros, que al llevar doble fondo (el cual uso para llevar las mil y una cosas), se queda en poco más o menos la capacidad del Octavia, si bien el acceso a todo el maletero es mejor en el León que en el Octavia por el tema de la bandeja fija en los coches familiares.

En cuanto al interior también es mejor que en el 335i: recordemos que BMW da mucho espacio al motor (por aquello de llevarlo en posición longitudinal y ser motores largos) y se lo tiene que «robar» al interior. En el Seat León Cupra ST el motor va situado de forma transversal y aprovecha más el espacio interior que el BMW.

Cómo es la calidad del Seat León Cupra ST

He de decir que del Octavia 1Z al Seat León Cupra hay un salto cualitativo en cuanto a calidad percibida se refiere: nada más entrar en el coche te invade una sensación que refuerza la opinión de que el coche español está mejor hecho que el checo. Sin embargo, en cuanto pasas por zonas de adoquines, pasos sobreelevados, etc. te das cuenta de que la calidad previamente percibida como tal es igual o ligeramente inferior al Octavia, ya que es bastante sencillo apreciar «grillos» o ruidos parásitos en distintas zonas del coche.

Respecto a la calidad interior del BMW, otro tanto de lo mismo, aunque he de decir que la calidad de acabados del E91 me decepcionó bastante, pues en los últimos años abundaban los botones pelados, los arañazos en el aluminio cepillado (aunque ya lo compré con ellos) o los aireadores de ventilación rotos (me quedé con la pieza que sirve para dirigir el aire hacia los lados en la mano).

Modificaciones del Seat León Cupra ST

Desde un primer momento me he fijado en el Cupra R como base (lo reconozco, soy fan absoluto de la estética OEM). De este modo, poco a poco he ido poniendo detalles a mi coche que hacen parecerse al Cupra R: logotipos en color cobre, pomo del selector de cambio tapizado en Alcantara, y sobre todo las llantas específicas del Cupra Ateca, que también llevaron el Cupra Black Carbon y el R. Y me falta por cambiar el escape, porque el Seat León Cupra ST de serie no suena nada, al contrario de lo que sucede en la versión de 5 puertas o en la anterior de 3 denominada SC. Las demás ideas ya son «pijotaditas»: cargador inalámbrico para el móvil, alarma…

¿Merece la pena comprar un Seat León Cupra ST de segunda mano?

Sí, definitivamente sí, me alegro de haber pensado en comprar Seat León Cupra ST de ocasión o de segunda mano como sustituto de mi maltrecho BMW 335xi.

Tras este año de experiencia al volante del que es mi coche, mi opinión sobre el Seat León Cupra ratifica mis primeras impresiones, ya que es un tipo de coche que cumple con creces en el uso diario (consume en torno a dos litros menos que el 335 en el mismo trayecto), que cumple en viajes (más espacio interior y mayor maletero) y que también sirve para darse una alegría en tu carretera de montaña favorita.