Prueba: SEAT Ibiza 2022, mejor si es un FR, mejor si es de 150 CV

Prueba: SEAT Ibiza 2022, mejor si es un FR, mejor si es de 150 CV

10 agosto, 2022 Desactivado Por Ruben Amancio

Os ofrecemos la prueba del SEAT Ibiza 2022 con motor 1.5 TSI de 150 CV y acabado FR, el que fuera el rey de la lista de ventas busca recuperar su corona con configuraciones como la que conducimos

¿Cómo es por fuera el Seat Ibiza 2022 con look FR?

Parafraseando un refrán muy típico, podríamos decir que el Ibiza FR 2022 ha cambiado para que nada cambie. De hecho, durante los días que ha durado la prueba, he ido viendo innumerables Ibizas y por fuera me costaba distinguirlos del modelo que yo llevaba.

Se trata de un coche compacto, con una línea bonita (aunque, quizá, algo vista) y vestido en un llamativo color rojo (con el apellido Desire, deseo) que, bajo mi punto de vista, le sienta como un auténtico guante. Redondean el conjunto unas llantas bastante grandes, en 18 pulgadas, dándole un aspecto de coche más grande.

La parte delantera está presidida por una calandra a la que rodean dos faros con forma trapezoidal y que equipan faros full LED, que hacen que viajar de noche sea algo cómodo y agradable.

Pero cuando llegas a la parte trasera… ay, amigos, la parte trasera. Bajas la vista hacia algo cromado, en cada lado, con forma trapezoidal; se te alegra la vista viendo unos escapes deportivos… falsos. Sí, otro coche más que se suma a la absurda moda de llevar colas de escape «de pega», vamos, más falsas que un billete de 2€.

Pasamos al interior del Seat Ibiza con equipamiento FR

Esto ya es otra cosa. Nos encontramos con un interior rediseñado y que le sienta fenomenal. El Seat Ibiza 2022 con paquete FR incorpora el salpicadero «a dos alturas» tan típico de la nueva hornada de Seat, con un «escalón» central en color aluminio cepillado y que le da un aspecto de calidad.

Los ajustes son de una muy buena factura, con la parte superior de plásticos «gomosos» y con una pantalla central de 9,2 pulgadas que incluye el navegador y que, al menos durante nuestra prueba, ha funcionado de forma más que correcta y con una muy buena fluidez.

Bajo la pantalla nos encontramos (gracias, Seat) con un climatizador bizona con mandos físicos de ruletas, algo que, desgraciadamente, se está perdiendo en los coches modernos para integrar sus mandos en la propia pantalla. Por favor, señores fabricantes, mantengan los mandos físicos del climatizador.

Tras el volante nos encontramos con el Virtual Cockpit 2.0, un cuadro totalmente digital al que ya estoy más que acostumbrado (es similar al de mi Seat León Cupra) aunque con un estilo visual renovado. Sigue manteniendo las mismas levas minúsculas tras el volante que incorpora mi León de la anterior generación.

Los asientos tienen un aspecto sensacional, es uno de los puntos a destacar en la prueba del Seat Ibiza 2022 con un diseño específico para el FR, y hacen que desde el minuto 0 te sientas como en casa. Y, además, incluye un ribete a ambos lados del cinturón de seguridad en color rojo, que le sienta de maravilla.

La habitabilidad interior es muy buena, con un notable espacio para las piernas en los asientos traseros, buen espacio libre de la cabeza al techo… pero con un túnel central bastante grande, que hace que un tercer pasajero viaje de forma más incómoda que los restantes.

En cuanto a su maletero, cubica la nada despreciable cifra de 355 litros: en la práctica, hemos podido alojar en él dos maletas de tamaño mediano, una mochila y varias bolsas de mano.

Conduciendo el Seat Ibiza FR 2022

Como he comentado en la parte referente al interior, me he sentido como en casa, no solo porque tengo un Seat, sino porque llevo varios años siendo usuario del grupo VAG. Todo está en el lugar donde esperas que esté, aunque algunos botones han cambiado de lugar y me han traído en jaque, sobre todo al principio.

El coche está equipado con el sistema kessy de acceso sin llave (aunque, para mi sorpresa, el sensor solo está ubicado en la puerta del conductor), y se arranca gracias a un botón situado junto a la palanca de cambios, palanca selectora del cambio DSG de 7 relaciones que equipa este vehículo.

prueba del Seat Ibiza 2022

El motor, un 1.5 TSI de 4 cilindros y 150 cv de potencia, resulta más que adecuado para movernos con soltura y con suavidad, incluso cuando se activa el modo de desconexión de cilindros: con el fin de reducir el consumo en carreteras y autopistas, el coche desactiva dos de los cuatro cilindros cuando no son necesarios, esto es, a velocidad mantenida.

Hablando de consumos del motor 1.5 TSI, durante la prueba del Seat Ibiza 2022 he logrado una media de 6,2 litros de gasolina a los 100 km, en un uso combinado entre autopistas y carreteras locales con algún que otro adelantamiento, lo cual nos da una idea de la frugalidad de este motor y de lo desahogado que se mueve este coche.

Acerca de su comportamiento, es un coche neutro, que apoya muy bien en carreteras reviradas y al que es complicado sacarle de sus casillas, yendo sobre raíles y dando una confianza muy grande para afrontar las curvas a buen ritmo.

Sin embargo, para mi gusto, el cambio DSG de 7 relaciones tiende a introducir la 7ª velocidad con demasiada prontitud, y eso a veces hace que el coche vaya «menos vivo» de lo que la situación lo requiere, por lo que te obliga a usar el modo Sport o las levas tras el volante.

Conclusiones finales

El Seat Ibiza 2022 que he conducido nos ha dejado un buen sabor de boca, más si tenemos en cuenta que su precio recomendado parte, según el configurador de Seat, desde unos 25.000€ en la versión FR XS con el motor 1.5 ecoTSI.

También quiero señalar que considero que por fuera necesita más cambios de los aparentes,  unos rasgos más marcados para un equipamiento que por dentro ha dado un salto cualitativo muy importante y necesario para competir con garantías en el segmento B al que pertenece.

Y si te ha gustado esta prueba, suscríbete a nuestra Newsletter para estar informado de nuestras últimas novedades.

Te puede interesar